TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

BAJO ACUSACION. EL VALIMIENTO EN EL REINADO DE FELIPE III
Título:
BAJO ACUSACION. EL VALIMIENTO EN EL REINADO DE FELIPE III. PROCESOS Y DISCURSOS
Subtítulo:
Autor:
MROZEK ELISZEZYNSKI, GIUSEPPE
Editorial:
POLIFEMO
Año de edición:
2015
ISBN:
978-84-16335-12-1
Páginas:
528
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
Sin stock. Disponible en 10 dias
Colección:
16
40,00 € Comprar

Sinopsis

El poder del duque de Lerma y de los Sandoval en la corte de Felipe III dio vida a un modelo de valimiento a nivel europeo. La gran influencia sobre el Rey Piadoso y el estricto control que llegó a ejercer sobre la corte, y sobre toda la estructura burocrática y administrativa de la Monarquía, permitió a Lerma dirigir durante veinte años, gracias a una amplia delegación de poderes por parte del soberano, la principal potencia europea de la época. Sin embargo, el gobierno del valido y de su sucesor y heredero, el duque de Uceda, no fue indiscutido y de hecho tuvo que enfrentarse con una gran oposición. Una de las maneras más eficaces de los enemigos de los Sandoval para presentar sus protestas al rey y denunciar, al mismo tiempo, las culpas de la facción dominante, fue mediante los cargos que colocaron "bajo acusación" a algunos hombres clave del gobierno. Durante el reinado de Felipe III, los procesos contra Alonso Ramírez de Prado, Pedro Franqueza y Rodrigo Calderón representaron graves ataques al poder del duque de Lerma e iniciaron un debate que retomaba muchos temas ya presentes en la rica literatura política sobre la corte y sobre los favoritos que se desarrollaba durante esos años. Tras la muerte de Felipe III, los procesos contra los duques de Uceda y de Osuna y las acusaciones contra el cardenal duque de Lerma por su excesiva acumulación de mercedes profundizaron aún más estos discursos. A través de los memoriales de los fiscales y las respuestas de los abogados de la defensa, resulta posible reconstruir el debate en torno al favorito, influenciado por el clima cultural e intelectual de la época. "Bajo acusación" fue puesto, idealmente, el propio rey que había permitido el ascenso de los acusados, el rey que había ido más allá de los límites de su poder delegándolo, de forma arbitraria e ilegal, en algunos de sus súbditos.